Awalé, juego de siembra 5

primer plano de un tablero de wari o awalé

Awalé es un ejemplo de juego de siembra o de conteo y captura se juegan sobre un tablero con casillas en forma de hoyos -normalmente distribuidos en filas paralelas, tu campo y el de tu rival- cogiendo con la mano las semillas de un hoyo de tu campo y sembrándolas, una a una, en los hoyos vecinos.

Los orígenes de estos juegos son remotos -se han encontrado tableros en la pirámide de Keops- y actualmente están muy extendidos por todo el continente africano y parte del asiático. Según el país (o región) tienen diferentes nombres propios y reglas. El nombre genérico podría ser el de Manqala (del árabe mover).

Aunque aquí me voy a referir a una de sus versiones que recibe el nombre de awalé o wari .
Es fácil encontrar gente en África jugando en hoyos escarbados en la tierra o en tableros tallados y también es fácil encontrar tableros en nuestros mercadillos e incluso en nuestras casas, como regalo que nos trajeron de aquel viaje -y que no sabemos como se juega, ese era mi caso- yo incluso los he visto adaptados como portavelas.

La versión (para dos jugadores) que propongo es muy sencilla y muy interesante para practicarla incluso con niños a partir de 4 años.Tendríamos dos filas con seis hoyos en cada una, la que queda en nuestro lado es nuestro campo. Colocaríamos cuatro semillas (bolitas, canicas, conchas…) en cada uno de ellos, sumando un total de 48 semillas. El objetivo sería conseguir capturar más semillas que tu rival, aunque podríamos parar cuando alguno de los jugadores alcance 25 semillas, se suele seguir mientras es posible.

El jugador recoge todas semillas de una de sus casillas y las va depositando una a una en todas las adyacentes, en sentido contrario a las agujas del reloj y empezando por la inmediata de la derecha. La manera con la que el jugador consigue capturar semillas es cuando deposita la última en un hoyo rival y ésta es la 2ª o 3ª, en ese caso se las lleva a su casillero (tallado a veces en el propio tablero, o a un platito al lado) si en el hoyo rival anterior también hubiese 2 o 3 las capturaría también y lo mismo en las anteriores salvo en el caso en que fuese a dejar a su rival sin ninguna semilla (es un juego solidario, y no podemos matar a nuestro rival de hambre) si no planificamos que esto va a ocurrir, perdería la partida el jugador que deja a su rival sin semillas en su campo, aplicándosele la regla “Quien destruye la tierra donde cosecha, no podrá cosechar nunca más”.

A medida que va avanzando la partida, es posible que un agujero acabe conteniendo más de 12 semillas. Al sembrar esas semillas podremos hacer más de una vuelta completa. Cuando se siembra la vuelta completa, el agujero de inicio (el krou), queda vacío. Por tanto, nos lo debemos saltar sin dejar ninguna semilla dentro.
Si el otro jugador sólo tiene una semilla en su terreno, llegará el momento en que deberá sacar de su último hoyo para sembrarla en nuestro primero. Y se quedaría sin poder jugar.
Debemos prever con antelación esta situación para evitarla. Por ejemplo teniendo al menos una semilla en el último agujero de nuestro lado para sembrar de inmediato en el primer agujero de nuestro adversario y permitirle así poder seguir jugando.
Si esto fuera totalmente imposible (por ejemplo porque nuestras jugadas también están condicionadas porque sólo nos queda una semilla en nuestro terreno), la partida se da por terminada y gana quien haya cosechado más semillas.
jugando en clase al awalé

Cuando quedan pocas semillas en el mostrador, la partida se puede eternizar porque ha entrado en un bucle donde difícilmente ninguno de los 2 jugadores podrá capturar ninguna nueva semilla. Por mutuo acuerdo pueden pactar el fin de la partida. En este caso, cada uno se queda las semillas de su terreno. Como siempre, ganará quien haya cosechado más en total.
Las reglas parecen confusas por eso es muy buena idea si has llegado hasta aquí echar una partida online.
Es un juego que tiene mucho recorrido porque tiene unas reglas sencillas que permiten empezar a jugar desde muy pequeño. El mero hecho de mover semillas, contándolas una a una y distribuyéndolas en el tablero ya es muy positivo, pero a partir de muy pronto empiezan a desarrollar estrategias: la mano derecha ataca, la izquierda defiende, es bueno acumular semillas para lanzar ataques… que hacen que este juego pueda acompañarnos durante mucho tiempo.
Hay un portal muy bueno de awalé (en Castellano, Catalán e Inglés) www.awale.info, de ahí he tomado parte de las reglas.
Existen apps para tablets y smartphones pero es un juego tan divertido de jugar tocando…
Dejo el enlace al artículo sobre los juegos de siembra que escribieron para la revista Números Jose Antonio Rupérez y Manuel García.
¿Conocías el awalé?¿Lo llamabas así?¿Te ha interesado la entrada? No dudes en compartirla.

No dejes de tocar las mates

Si te ha gustado esto, también te puede interesar:


Tu comentario:

5 comentarios sobre “Awalé, juego de siembra