Y me llevo una 6

Y me llevo una - portada

Y me llevo una“, ¿quién no lo ha dicho alguna vez al sumar un puñado de números en vertical?, ¿una?, ¿una qué?, y, lo que podría ser más inquietante, ¿adónde me la llevo?. “Y me llevo una” es el título de mi primer libro, del que como no podría ser de otra forma, estoy muy orgulloso. Hoy quiero presentároslo.

Debo reconocer que no era el título original, que era la segunda opción, algún día os contaré cuál era la primera. Está -permíteme que lo diga una vez más- preciosamente ilustrado por Cristina Daura y cuidadosamente editado por Nórdica y Capitán Swing.

y me llevo una interior

Y me llevo una no va del cómo se hace la suma, la división o la raíz cuadrada sino del para qué sirven y del porqué funcionan, porque nos acostumbraron a memorizar procedimientos y no a hacernos preguntas. No estoy diciendo que mecanizar procedimientos no sea importante, ¡es importantísimo! pero, no puede ser nunca el objetivo final de la enseñanza de las matemáticas. En los tiempos que corren es mucho más importante razonar que aplicar procedimientos, los móviles y sus apps nos han ganado esa batalla, afortunadamente. La humanidad lleva miles de años -sin exagerar- utilizando y perfeccionando herramientas para hacer la parte más pesada de las matemáticas, también se repasan en este libro. Sobre este último aspecto, las herramientas que llevamos Toda la Vida utilizando para hacer matemáticas, he preparado una charla, que voy a dar el miércoles 6 en Sevilla, y el jueves 21 en Murcia, en la Facultad de Matemáticas.

Y claro, está LA PREGUNTA ¿Quién podría querer recordar las matemáticas que dejó atrás en la escuela? Mi idea al escribir Y me llevo una es la de revisarlas, de una forma crítica. Propongo un ajuste de cuentas -guiño, guiño, codazo, codazo- con las matemáticas escolares. Parte de una anécdota real, lo reconozco, copié en un examen de matemáticas y de cómo sigo creyendo muchos años después que eso me cambió la vida ¿cómo? Para conocer la respuesta tendrás que leerlo, pero te adelantaré que no fue porque me pillaran. Casi muchos hemos pasado malos momentos mientras aprendíamos matemáticas, en este libro mezclo la reflexión sobre la historia y la tradición matemática con la divulgación de las ideas más actuales sobre su enseñanza, sin salirme -demasiado- del currículum escolar. Y sí, también he sacado mis obsesiones, por ejemplo la de mirar compulsivamente los patrones, ya sabes, #SueloMirarAlSuelo

Y me llevo una, suelo mirar al suelo

Y por si no te he convencido aún de que te lo compres, tenemos también las presentaciones, te dejo a continuación una lista de las que hay programadas hasta ahora:

Y si eres un librero, y quieres organizar una presentación del libro, ponte en contacto conmigo, seguro que podemos hacer algo juntos.

Espero que te guste, he puesto muchísima ilusión en este libro y estoy deseando compartirlo contigo. Nos vemos.

Si te ha gustado la entrada, no dudes en compartirla. No dejes de tocar las mates.

 

Si te ha gustado esto, también te puede interesar:


Tu comentario:

6 comentarios sobre “Y me llevo una