Error. Cuánto mentimos cuando mentimos.

Error

Las personas nos añadimos centímetros, nos quitamos algún kilo y, en función de la edad, nos ponemos o quitamos años. No voy a analizar las razones psicológicas que pueda tener cada uno, sino una de sus derivadas matemáticas: el error relativo.

Decía el Doctor House que mentir es inherente a la condición humana. Más que humano. Se cree que los grande primates también pueden mentir. Es conocido el caso de la gorila Koko, que llegó a entender 2000 palabras del inglés, aprender más de mil palabras en lenguaje de signos o adoptar varios gatitos y darles nombre. Es famosa la vez que tras destrozar a golpes un lavabo -un mal día lo tiene cualquiera- y ser preguntada por quién lo había hecho, hizo los signos de “ha sido el gato”.

Koko haciéndose un selfie

Koko haciéndose un selfie

Hace unas semanas, hemos conocido otro caso popular en el que se ha mentido, y además en algo que podemos analizar con herramientas matemáticas. El jugador de la NBA elegido como nº uno del draft de 2019 ,Zion Williamson, era rebajado en tres centímetros para “dejar de medir” 2 metros y un centímetro, que era lo que seguramente ponía en su tinder, para medir unos reales 1,98 m. No se conocen las razones de esa mentirijilla, lo que sí que te puedo decir es que el error que comete Zion cuando se pone 3 centímetros es menor que el que cometerías tú, por ser él -probablemente- más alto que tú. Concretamente, el error relativo, que se obtiene dividiendo el error absoluto (3 centímetros) entre la medida real: 1,98. Si hacemos esa división:

2019-10-14_104333

Esa medida no tiene unidad, está dada en tanto por uno, por lo que suele ser pequeña, transformándolo en tanto por ciento, podríamos decir que Zion ha cometido un error aproximado del 1,52%. Como no tiene unidad, podemos comparar el error cometido al mentir con tu edad con el error cometido al mentir con tu peso. Quiero decir, si dices que pesas 70 kg y en realidad pesas 76, el error absoluto que cometes son 6 kilogramos, pero el error relativo sería:

error relativo de casi un 8%

Y no me digas que no mientes nunca con la edad, el peso o la altura, porque, como nos recuerda @lavecinarubia:

Al estar dividido el error absoluto por la medida real, si eres tú el que se pone 3 centímetros probablemente el error que cometes es mayor que el que comete un jugador de la NBA. Imagina que tú lo que mides es 1,50 metros reales, el error que cometes es de un 2%error relativo mayor

Tenemos también un caso famoso contrario, hace ya años de que se habla de que la altura real de Kevin Durant, fichaje estrella de los Brooklin NBA, no es la que él dice. Al parecer, Durant llevaba años afirmando medir 2,08 centímetros, pero todos pensaban que medía más, hace unos meses aclaró que sí, que mide 2,11 -pero en fotos se le veía tan alto como jugadores que miden aún más- y, por fin, al comienzo de esta temporada se ha resuelto que su altura real con zapatillas es de 2,13 metros. ¿A qué podría deberse esta modestia que le ha llevado a rebajarse hasta 5 centímetros? Parece que a la necesidad de no ser encasillado en una medida exacta. ¿Cuál? Como en EEUU se utiliza el sistema Imperial de medida, si mides 2,13 metros tu altura es de 7 pies exactos. Un seven feet debería jugar cerca del aro, y él no quería que le obligasen a jugar en esa posición durante su formación. En Estados Unidos, la altura se sigue midiendo en pies y pulgadas, un pie son 30,48 centímetros. Y equivale a 12 pulgadas. Una pulgada son 2,54 centímetros. Para medir longitudes se utilizan también las yardas (una yarda son 3 pies) y las millas (1609,3 metros o, si lo prefieres, unas exactas 1760 yardas). No voy a seguir escribiendo sobre el tema de cambio de sistema de medida, pero te dejo lo que han escrito mis compañeros en el blog de Smartick (1 y 2). También puedes hacer problemas de medidas de logitud (1 y 2).

¿Te ha interesado el tema? ¿Qué error cometes cuando dices tu edad? ¿Tu altura? ¿Tu peso? ¿Tienes alguna anécdota sobre este tema? Escríbela en comentarios, y si te ha gustado la entrada, no dudes en compartirla.

Tu comentario: